Zonas donde se ha quemado cable robado, para extraer el cobre.

23 Mar

La quema de cable robado que se registra distintas capas de material derretido, que se muestra no solo en las márgenes del arroyo, también en otros muchos sitios aislados dentro del Entorno Meaques Retamares.
Una capa de plástico cubre toda una depresión, fruto de que en el lugar se ha pelado cable a mansalva. Los ladrones de cobre suelen quemar aquí, el plástico que lo envuelve, pues así tiene más valor.
El fuego produce un espeso humo negro y utilizan los carros metálicos de supermercados para quemar por encima del fuego y derretir el material.
Fuente: Swedish National Testing and Research Institute.
Dioxinas
http://www.rezagos.com/pages/dioxinas.html
Dioxinas, incineración y otros procesos térmicos de tratamiento.
En la actualidad la gran cantidad de residuos que se generan como resultado de la actividad humana plantea un problema muy importante de gestión. Los datos más recientes indican que en España se generan cada año alrededor de 15 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos, lo que equivale aproximadamente a 1 kilogramo por persona por día.
La solución más inmediata a este problema consiste en la minimización de los residuos mediante la aplicación de prácticas como la reducción, la recuperación o el reciclado. No obstante, con independencia de la solución aplicada, siempre queda una parte del residuo que es imposible aprovechar y que es necesario tratar.
En los últimos años se ha observado el crecimiento de una alternativa a las prácticas más habituales de gestión de residuos: la co- incineración. Bajo este término queda definida la utilización de residuos de forma regular o adicional como combustible en aquellas instalaciones cuyo principal objetivo es la generación de energía o la producción de productos finales.
En general, las PCDDs y los PCDFs son sólidos cristalinos e incoloros a temperatura ambiente que se caracterizan por una elevada estabilidad térmica y química, con puntos de fusión y ebullición relativamente elevados, estables en medio ácido y básico e incluso frente a la acción de algunos agentes oxidantes. Además, poseen un marcado carácter lipofílico que se refleja en un elevado índice de partición n -octanol/agua. Todas estas propiedades configuran un marco idóneo para considerar a estos compuestos como potenciales sustancias contaminantes altamente persistentes, capaces de experimentar fenómenos de bioacumulación y de acceder con relativa facilidad a los diferentes niveles de la cadena trófica.
Las PCDDs y los PCDFs son compuestos con un marcado carácter antropogénico que aparecen siempre como subproductos no deseados en determinadas actividades industriales. Al igual que otros tipos de sustancias organocloradas, tales como PCBs o herbicidas, las dioxinas y los furanos son compuestos que se encuentran en el medio con relativa frecuencia, sin embargo, a diferencia de las sustancias mencionadas anteriormente, nunca se han fabricado ni comercializado a escala industrial debido a que, salvo para fines de estudio, no se les conoce ninguna aplicación práctica.
Las PCDDs y los PCDFs aparecen en pequeñas cantidades como subproductos inevitables de determinadas reacciones químicas. Su presencia se encuentra vinculada a una gran variedad de procesos industriales, lo que justifica que durante este siglo se haya observado un incremento notable de los niveles de estos compuestos con el aumento de la actividad industrial. Entre las principales fuentes de producción que se conocen en la actualidad cabe destacar los procesos de blanqueo de papel con cloro o los procesos de incineración, por citar sólo algunos ejemplos.
El vínculo establecido entre la incineración de residuos sólidos urbanos y la presencia de dioxinas y furanos motivó la búsqueda de nuevas fuentes generadoras de estos contaminantes relacionadas con los procesos de combustión. Así pues, se describió también su presencia en sistemas de calefacción domésticos que emplean carbón o madera como combustible, en las emisiones gaseosas derivadas de la combustión de gasolina con plomo, en el humo de los cigarrillos o en las plantas de refinamiento y reciclado de metales. No obstante, algunos estudios recientes demuestran que las dioxinas y los furanos también pueden tener un origen ‘natural’. En 1980, Bumb y Col. en su estudio ¨Química de las trazas del fuego¨ indicaron la posibilidad de que se formaran pequeñas cantidades de PCDDs/PCDFs en procesos naturales como incendios forestales o erupciones volcánicas.
Fuente: Instituto de Investigaciones Químicas y Ambientales (CSIC)

REF: http://youtu.be/SwBFI82a5-w 
EMAIL:
ENTORNO.MEAQUES.RETAMARES@gmail.com
en Twitter:
@ENTORNOMEAQUES

en Facebook: ENTORNO MEAQUES RETAMARES
https://www.facebook.com/pages/Entorno-Meaques-Retamares/311267402327725
en Face: SALVEMOS CAMPAMENTO

https://www.facebook.com/pages/Salvemos-Campamento/336100183134923

en Twitter:
@SCampamento
Un saludo
Nes Tor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: